¿Cómo proteger tus brazos y piernas cuando estás en bicicleta?

Con la llegada del primer frío, algunos aficionados al ciclismo dejan de salir, prefiriendo otros deportes que se pueden realizar en interiores, sustituyendo así su querida bicicleta por material de gimnasio.

Sin embargo, hoy en día la ropa deportiva ha dado grandes pasos en este sentido, ofreciendo prendas aptas para todo el año, con el objetivo específico de permitir a los amantes del ciclismo montar en cualquier situación meteorológica. 

El ciclismo en invierno es posible

Cuando te encanta andar en bicicleta, nunca debes dejarte por las condiciones climáticas, porque hoy en día la ropa deportiva ofrece varios tipos de soluciones, tanto para las estaciones cálidas como para las más frías.

Es fundamental , por supuesto, partir del supuesto de que debes pedalear debidamente equipado, por ello es muy importante vestirte de tal forma que la temperatura corporal se mantenga constante y la sudoración regular.

Para permitir esto, existen varias prendas que pueden garantizar la seguridad y la temperatura ideal , especialmente durante el otoño y el invierno, cuando hay necesidad de cubrirse más. 

Claramente los accesorios se diferencian entre sí según la zona a proteger, en lo que a los brazos se refiere, los ideales son las mangas .

Estos protegen tus brazos manteniéndolos calientes, pero también son prácticos porque se pueden quitar cómodamente en caso de que la temperatura suba demasiado y te caliente demasiado.

Para las piernas , en cambio, lo ideal es un empeine de calidad.

¿Por qué usar unos leggings?

Los leggings te permiten mantener las piernas protegidas sin quitarte la posibilidad de llevar un mono muy cómodo.

Por tanto, garantizan la máxima protección sin comprometer el confort y la libertad de movimientos. 

Sin embargo, no solo es importante elegir las prendas adecuadas.

También se vuelve imprescindible elegir los tejidos con los que se compondrán las prendas que se llevarán, porque más que la propia prenda, será esta última la que incida más en la calidad del entrenamiento, mejorando el rendimiento y protegiendo frente a las lesiones.

¿Qué tejidos elegir?

Como se mencionó, más que la ropa en sí, es la tela con la que están hechas lo que afecta la respuesta del cuerpo a una conducción fría.

Por eso hay que elegirlos con cuidado, conociendo las características de cada tejido, ya sea una simple camiseta, un chándal o un pantalón corto.

Si entrenas durante el invierno, no es recomendable optar por el algodón, porque es un tejido muy suave y cómodo, pero que absorbe en exceso el sudor, provocando a menudo malos olores.

En cuanto a la lana, solo es apta para situaciones extremas, por lo que la mejor opción es optar por los llamados materiales sintéticos como el polipropileno.

Es una fibra sintética que protege muy bien de los cambios bruscos de temperatura, sin dejar de ser ligera y cómoda.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Escribe Aquí Tu Comentario